DOS SUCRES

cocina responsable

Daniel Contreras, emprendedor. Fundador de 2 sucres

Es común escuchar en las cocinas; “Sólo somos cocineros, no vamos a cambiar el mundo”. Cada persona tendrá su perspectiva, pero si decidimos ver que la alimentación y la cultura son la base de la evolución, entonces las cosas tienen otro sentido.


No traigo ninguna técnica novedosa, ni receta jamás vista, estoy aquí para hacer masa entre el resto de colegas y compañeros. Ecuador necesita cocineros que salgamos a la cancha, a hacer cocina encaminada hacia el futuro, con la consciencia necesaria del impacto que podemos generar desde la cocina.
El nombre del restaurante proviene de nuestra antigua moneda el sucre, la cual utilizábamos para comprar en los mercados: un sucre de papa, un sucre de choclo, un sucre de limones, etc. Por lo que un sucre representa nuestros productos, nuestra cultura; y el otro sucre significa el aporte de la evolución gastronómica, concepto que tratamos de plasmar en toda nuestra cocina, siendo tradiciones adaptadas a técnicas y gustos modernos.


Procuramos manejar productos agroecológicos que en su mayoría provienen de comunidades cercanas a la ciudad de Cuenca. La Asociación de Productores del Yanuncay (APAY) es uno de nuestros principales proveedores de hortalizas y diferentes productos que se encuentran únicamente en suelos de altura.
Con APAY mantenemos una estrecha relación no sólo como nuestros principales proveedores, sino también mediante el proyecto “Mercadito de Agricultores”, que pretende convertir en populares a ciertos productos endémicos de la zona, buscando mejorar la economía de las comunidades aledañas. Es así que APAY todos los martes, desde las 9h00 hasta las 12h00, en las instalaciones de Dos Sucres, mantiene un punto de venta.


Ellos optaron por no acudir a mercados comunes donde, en general se encuentran productos de procedencia desconocida, sino comercializarlos en puntos estratégicos de la ciudad y en algunos establecimientos interesados en mantener contacto directo con los productores.
Así como ellos, en Dos Sucres nos propusimos ser un restaurante sostenible; decidimos que la relación directa con los productores y la investigación de las diferentes tendencias gastronómicas es nuestra forma de recorrer este camino, en el que el cocinero puede aportar a la sociedad con una alimentación sana, sin perder nuestros variados y característicos sabores.
Reconozco que el camino es largo y que los cambios son pequeños pero me siento responsable de las personas que confían su alimentación en nuestro establecimiento, y estoy comprometido con su bienestar, de tal manera que como una de nuestras políticas no ofrecemos gaseosas ni bebidas saborizadas; procuramos utilizar productos agroecológicos, sanos y frescos, por lo que el control para su utilización integral es un elemento esencial dentro de nuestros procesos.
Lo que comemos en casa es una mezcla de costumbres conservadas sumadas a la influencia cada vez mayor de las tendencias gastronómicas que se ofrecen en restaurantes. Como ha sucedido en el pasado, lo que está de moda en restaurantes se pone en algún momento de moda en los hogares, por lo tanto está en nuestras manos generar este cambio social a través de la cocina.
Hagamos una buena cocina, contagiemos esa energía al resto y creemos un país de cocineros profesionales y responsables con la alimentación.

Texto:  Daniel Contreras, emprendedor.
Fundador de 2 sucres