LA CALETA

Entre tradición y vanguardia

He recorrido el Ecuador a lo largo y ancho, encontrando productos, paisajes, biodiversidad en fauna y flora, que me han motivado a darle un valor agregado a las preparaciones, en una especie de homenaje a las tradiciones, a la cultura, formas de pensar y vivir de cada comunidad, por su esfuerzo y sacrificio diario para que el melloco, haba, mashua, oca, chilchil, chillangua, chiraran, por mencionar algunos productos, no se pierdan. Quitémonos la venda de los ojos y dejemos ya de pensar que nuestra gastronomía es comida de pobres. Conocer el país gastronómicamente me hace ahondar en un sentimiento nacionalista.

Restaurante La Caleta

La gastronomía ecuatoriana está pasando por una etapa de transición, ya es hora de que nos vean no como una potencia, sino como una realidad gastronómica en Latinoamérica. Estoy convencido de que la unión hace la fuerza. Este concepto de cocina que estamos desarrollando es un homenaje a todos los agricultores y su arduo trabajo diario.
La Caleta surge luego de varios años de viajes de investigación gastronómica, recorriendo el país, conociendo la realidad de cada pueblo, entendiendo el concepto de cocina tradicional. En La Caleta nos basamos en esa tradición culinaria, dándole un enfoque moderno con ciertas técnicas, presentación y montaje, que permiten que los comensales tengan una experiencia gastronómica, que es el concepto principal de este proyecto.
Nuestra misión es seguir revalorizando los productos de nuestro país, así como lo dijo el gran Pedro Subijana:“sin tradición no hay vanguardia”.