Lino’s Donuts

Emprender con actitud positiva

No estamos en el mercado de las donas, estamos en el mercado de hacer felices a nuestros clientes. Casualmente, lo hacemos vendiendo donas

Emprender un negocio de comida, ya sea un restaurante, cafetería o algún producto de alimentos en Cuenca es una de las opciones más llamativas por el potencial turístico de la región. Sin embargo, muchos lugareños y extranjeros tal vez se sientan inseguros, temerosos de lanzarse a un emprendimiento sin la garantía de éxito. Algunas frases que retumban en la cabeza del emprendedor son: la crisis económica nos afecta a todos y se ha perdido el poder adquisitivo, tendrás mucha competencia, no conseguirás una buena ubicación, entre otras. Estas frases, provenientes de amigos y familiares inciden en la decisión de lanzarse o no al emprendimiento.

Lino es un venezolano emprendedor. Llegó a Ecuador hace poco tiempo, menos de un año. Estaba decidido a lanzarse con una propuesta de Donuts. Para un extranjero sin contactos, sin amigos que conozcan el mercado, sin aliados estratégicos supondría un mayor riesgo.

“Estudié un poco el mercado, tomé en cuenta Quito y Guayaquil para radicarme pero vi en Cuenca, además de una hermosa ciudad para vivir, un enorme potencial económico, en especial relacionado con la gastronomía” Nos comenta Lino, quien nos recibe en su local cerca de Parque Calderón y conversa abiertamente de su experiencia mientras nos ofrece un excelente café capuchino con arte latte, de manos de su barista.

La decoración del local es excelente, según podemos apreciar… el colorido, el ambiente, la iluminación. Lino ofrece Donuts muy vistosas y coloridas, con una gama amplia y riquísima en opciones: Donuts de Nutella, de pie de limón, de mermeladas varias, de chocolates y otros… Además ofrece un rico café preparado en máquina expreso por personal bien capacitado y cordial.

Ya son cinco locales abiertos en 5 meses. Un éxito inesperado, según nos cuenta, a un ritmo de un local por mes. Muy entusiasmado y con la personalidad característica del venezolano de la región zuliana, jovial y extrovertido nos comenta acerca de los detalles de su emprendimiento.

“Al principio me encontré con mucha negatividad, la gente me decía que no funcionaría, que hay crisis, que me harán dura competencia y muchas cosas más” como describimos al comienzo de esta nota. Aun así, Lino no se desanimó. Vino dispuesto a triunfar y lo ha conseguido.

“Mi primera opción fue localizar un local en un Centro Comercial a Mall, llevé propuestas a todos los centros comerciales de la ciudad y no hubo buena respuesta por parte de la administración. Sin embargo en el Millenium Plaza me dieron buena acogida, les encantó el proyecto. Estoy muy agradecido con ellos por darme ese voto de confianza y ahí empezó todo. Fue un éxito la apertura, lo demás vino rápidamente, se abrieron todas las puertas”

¿Cuál es el secreto de su éxito?

Lino piensa que en este negocio no hay secretos. “Decidimos ofrecer productos de alta calidad en vez de irnos por una opción económica. El ecuatoriano es exigente y lo mejor no es competir con precio sino con calidad y un producto bien presentado, bien concebido”.

“Hay que reinventarse y ofrecer el producto de manera única. De ahí nuestra diversidad de Donuts y dulcería. La calidad, la atención al cliente son factores clave en el éxito de un negocio y, puertas adentro, rodearse de gente capacitada… el equipo de trabajo es esencial. Zapatero a sus zapatos, estructurar la dinámica de producción y venta con gente que sepa lo que hace y ofrecerles un buen ambiente de trabajo. Todos son parte del equipo y debe existir la confianza para interactuar con ellos, escucharlos y así todos contribuyen al éxito del negocio”

¿Cuál es su consejo para los emprendedores?

“Desprenderse de la negatividad. No sabrás si funciona si no lo intentas pero también ponerle inteligencia al negocio y no dejar que el corazón nos guíe. Está bien apasionarse por lo que haces pero debes analizar un poco el mercado, estudiarlo y jugar estratégicamente, rodearse de gente positiva y preparada. Tener siempre varios puntos de vista y sobre todo ofrecer productos de calidad y siempre buscar diferenciarse, reinventarse a sí mismo”

Nos despedimos con un buen sabor de boca, literalmente, ya que Lino nos dio a probar algunos de sus productos dulces que son una delicia y su excelente café. Además, nos transmite buena energía. Si entras a un Lino’s Donuts seguro estamos que saldrás feliz y regresarás.